Cada viaje realizado sirve para que sus experiencias sean el tema principal de sus cuadros. Es un punto de inflexión en su carrera como artistas, pues sus obras pictóricas ya se conciben desde su génesis como la de un artista con 2 almas: Muher, esa pareja de artistas que buscan el impacto visual a través de la luz del color.

En el 84 ganaron el Premio Nacional de Collage Scotch 3M y que supuso una llamada de atención a grandes instituciones Como de Iberia y el Ministerio de Emigración, instituciones que les brindaron la oportunidad de exponer con motivo del 5º centenario del descubrimiento en el Instituto de Cultura Hispánica en la República Dominicana.

En ese imparable quehacer, la Asociación de Empresarios Japoneses en España – SUYOKAY – estuvo tan interesada en sus trabajos que les concedió una beca para viajar al país nipón. Tras 3 meses de recorrido por Japón, regresaron a España para presentar en Madrid una exposición que acercaba el ate y la cultura del país naciente a los europeos: “Impresiones de Japón”.

Muher necesitaba buscar el ambiente que más les enriqueciera como artistas, así aumentó frecuencia de sus viajes, escapadas a países desconocidos – Indonesia, Alemania, Venezuela, Estados Unidos – , pero que más despertaba el interés de ambos por investigar y conocer esas culturas.